A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

lunes, 21 de septiembre de 2009

Opinion de Concejal

Mucho se dijo antes y durante el día de las esperadas elecciones del 13 de septiembre, lo cierto es que a pocos minutos del recuento de votos, en Mocoreta, se instalaba una tendencia que no declinó hasta la hora del cierre.

También es cierto que, para quienes estamos muy involucrados, los nervios y la ansiedad que genera el momento del escrutinio quizá pueden compararse con los mismos nervios y ansiedad que tiene cualquier artista antes de salir al escenario, o de un equipo antes de salir a la cancha.

Las encuestas serias, marcan también una tendencia, pero la hora de la verdad es ésta muchachos, el recuento de votos!!, y es ahí donde se empiezan a ver las caritas de preocupación, de alegría, de euforia; en estos comicios particularmente he visto las caritas de desconfianza y decepción de los que habían sembrado tanta mentira y habían instalado versiones engañosas e insostenibles que se desparramaban como reguero de pólvora en el boca a boca.

Es casi increíble saber que algunos dirigentes, candidatos y hasta fiscalizadores no quisieron hacerle frente al recuento de votos, algunos salieron ni bien se habían terminado de abrir los sobres…

A reflexión de lo anterior, recuerdo que mi artista favorito Joaquín Sabina dice en una de sus canciones: “que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena” pero bue... parece que ni uno ni el otro, es el caso de los muchachos, nerviosos ellos por la marcada tendencia a perder en cada una de las 13 mesas hizo que algunos se esfumaran…

Digo, no… ¿esta es la clase de dirigentes que hicieron creer y se auto convencieron que el pueblo los quería para administrar sus recursos y guiar su crecimiento? Con una campaña cuyo único eje fueron las peores herramientas que los dirigentes y simpatizantes puedan utilizar.

Las malas prácticas, malas costumbres y bajezas fueron el centro de la escena de quienes proponían “el cambio” y de quienes a última hora se les plegaron con simpáticos discursos de hermandad. Se lo imaginan? Como lo hubieran hecho? Sin propuestas, sin ideas y sin ofrecer una visión a futuro que suene al menos coherente.

Una campaña para ocupar puestos ejecutivos determinantes en una población no se hace con basura, se hace con verdaderas propuestas que es lo que la gente realmente quiere escuchar.

También es casi increíble no haberlos escuchado esa misma noche o el día después en el medio, siendo que tienen disponibles horas de aire gratuitas en la radio que más se escucha…

tris ti si mo!!!

Tanto ruido y al final… mucho ruido, ruido mentiroso, ruido envenenado, ruido acomplejado, ruido escandaloso, ruido insatisfecho, ruido enloquecido, ruido intolerable, demasiado y puro ruido…

Silvia Poletti – Mocoreta, martes 15 de Setiembre de 2009


tomado de fecebook