A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

domingo, 4 de noviembre de 2012

COSECHEROS EN PELIGRO

Un peón rural desaparecido
El hallazgo de un cadáver sumergido en el agua en General Conesa, Río Negro, reavivó la expectativa de dar con el cuerpo de Daniel Solano, un peón rural desaparecido en noviembre de 2011 en Río Negro, mientras organizaba una huelga de los cosechadores de manzanas. El 4 de ese mes, varios policías lo sacaron a la fuerza de un boliche y lo subieron a los golpes a una camioneta policial. Nunca se volvió a saber de él. Una de las hipótesis es que lo llevaron a una isla de la zona y lo hicieron desaparecer.
Según informó el portal Cosecha Roja, hay siete policías acusados por su muerte y otros 15 de encubrimiento. Un compañero de la cosecha que participó de los rastrillajes en su búsqueda aseguró que él y sus compañeros encontraron la billetera y las zapatillas de Daniel. Luego del hallazgo llamaron al número local de emergencias, se acercó un patrullero se las entregaron a los policías. Éstos, según el testigo, las guardaron en una bolsa y la hicieron desaparecer. El rastrillaje había sido ordenado por la Justicia, pero no existen actas de que se haya realizado. La llamada hecha por los jornaleros y la presencia de la policía en el lugar están confirmadas en el expediente.
El cuerpo fue encontrado en el agua. Las primeras pericias desmintieron esa versión y confirmaron que se trababa de un hombre joven y que había permanecido sumergido durante un año, así que la fecha coincide con la desaparición de Daniel. El cuerpo no tenía brazos ni piernas, y aún no está claro si las perdió por causas naturales o si fue mutilado por sus asesinos. Los exámenes de ADN para conocer su identidad podrían tardar una semana.
Daniel tenía 26 años y vivía en la Misión Cherenta de Tartagal, en la provincia de Salta. Era su tercer viaje a la cosecha de la manzana. La empresa Agrocosecha SRL le había prometido una paga de tres mil pesos mensuales, pero terminó pagándole apenas 870. Con ese dinero, Daniel compró un celular y se comunicó con su familia. Les contó, entre otras cosas, que estaba organizando un paro para el lunes. Nunca volvieron a saber de él.
ENVIADO POR MAHA