A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

jueves, 8 de abril de 2010

24 DE MARZO Memoria otra visión


En el “día de la memoria”, yo recuerdo…
Por Luz García Hamilton
Con todo respeto señora Presidenta, usted nos ve cara de tontos a todos, que nos subestima así?
Porque en el día “de la memoria” como gustan llamar ahora a éste invento de nuevo feriado que fomenta la vagancia hay muchas, muchísimas cosas más para recordar que las que usted menciona y hay demasiada gente que piensa diferente a usted y que quisiera recordar otras épocas con trabajo, con esfuerzo y con patriotismo. Y si usted habló de respeto a los que piensen diferente, entonces recuerde a TODOS, A TODOS, porque también las víctimas de la subversión merecen su total respeto.
El 24 de marzo de 1976 yo tenía 15 años. Sin embargo lo recuerdo como un día de fiesta y de júbilo en la que miles de tucumanos y por cierto de argentinos, salíamos a festejar el “Golpe Militar”.
Todos los que salíamos a la calle éramos – y gracias a Dios seguimos siendo – profundamente democráticos y pacíficos, pero estábamos aterrados con la escalada de violencia que avanzaba sobre el país y con ésos “jóvenes idealistas” que soñaron con llevarnos al comunismo.
Por supuesto que no creo que ninguno de los que en ése momento respiramos agradecidos hayamos querido hechos sangrientos, ni torturas, ni venganzas de ningún tipo. Sólo queríamos orden y paz para toda la Argentina. Después la guerra fue inevitable, lamentablemente y como toda guerra, sucia, cruel y dolorosa para TODOS, para unos y para otros señores.
Hoy no ha sido para mí ni para muchos un día festivo ni alegre…realmente sentimos profunda pena de ver que 34 años después en el país que supo ser granero del mundo y orgullo de la región siga empantanado y revolviendo el pasado, buscando culpables en un lado, rindiendo honores en el otro, haciendo ojos ciegos a una realidad que sucedió, que no nos contaron, que la vivimos en carne propia y que dejó profundas huellas en unos y en otros.
Y por eso este 24 de marzo, “Día de la memoria” como le dicen ahora, yo recordé varios hechos que tampoco he olvidado y que sucedieron incluso mucho antes de este Golpe Militar que a pedido de diferentes sectores de la sociedad y de la política se produjo aquel día y que contó NO NOS OLVIDEMOS, con el apoyo mayoritario de la ciudadanía que luego acaso por temor, no quiso recordar.
¿Cómo olvidarnos en Tucumán del atroz asesinato al Coronel Larrabure nacido en estas tierras a las que tanto amó?, ¿Es que acaso haberlo tenido secuestrado en las peores condiciones no merece el repudio de todos?. Larrabure murió de pie, con hidalguía y aún torturado y humillado pidió a sus hijos que no sientan odio ni rencor. Un mártir, un ejemplo, que no se doblegó jamás y que hizo gala de sus principios y valores convirtiéndose aunque ahora quieran esconderlo, en un símbolo de coraje, de humildad y de patriotismo.
¿Cómo no recordar cuando un 7 de agosto balearon al ingeniero José María Paz hiriéndolo de muerte? José María Paz era un civil que nada tenía que ver con la política ni con las FFAA, su único “pecado” era administrar el Ingenio Concepción, la fábrica azucarera más grande del país, que daba trabajo a miles de familias tucumanas. Paz tampoco se entregó, con su familia habían pactado que no se pagaría ningún tipo de rescate porque no iban a fomentar actividades terroristas y luchó con sus captores a brazo partido. Otro hombre ejemplar que gravemente herido les pidió a sus hijos “perdonar a quienes lo mataron”. Paz era así, íntegro, profundamente cristiano.
¿Y qué decir de ese 1° de diciembre en que un comando guerrillero acribilló al Capitán Viola y a sus dos pequeñas hijas ante la atónita mirada de Maby Picón, embarazada de 5 meses?. Cobarde atentado, repudiable en todo sentido. Murió María Cristina, de 3 años, al lado de su papá. Y Fernanda se salvó luego de 8 importantes operaciones. Nadie puede olvidar ese día en Tucumán, TODOS, tienen algo para decir. Sin embargo Maby, la viuda de Viola, llamó a la reconciliación de los argentinos y dijo que el dolor no conoce de ideologías y que ella respeta a todas las madres y familiares que han perdido seres queridos. Cuánto valor!!, sin embargo la Justicia no quiere denominar este atentado como delito de lesa humanidad…
Y eso tan sólo por nombrar a los más resonantes hechos de violencia atroz que ocurrieron en Tucumán, donde hubo muchos más como el Capitán Arancibia, el Teniente Berdina y tantísimos oficiales y soldados que murieron cumpliendo con su deber.
Estos hechos lamentables y repudiables se repetían a lo largo y a lo ancho del país y todos venían dolorosamente a mi memoria en el día “de la memoria” como les gusta decir.
Fueron años difíciles, en Tucumán no había una sola noche en la que no nos despertáramos con un estruendo de bomba, atentados, sirenas, olor a humo….ver a los helicópteros sobrevolar la ciudad y los cerros era para nosotros moneda corriente. HABIA PÁNICO señores lectores y a pesar de haber sido una simple estudiante secundaria, créanme que lo recuerdo con horror.
Todo ese ambiente que acá se vivía y se respiraba, el miedo a conversar con alguien, el imaginar que algún “amigo de la casa” podía poner una bomba en la cama de tus padres, o que en tu círculo más íntimo podía haber algún subversivo (porque sucedió hasta en las mejores familias) hacía que todos vivamos con angustia y en un clima de total intranquilidad.
Por eso hay que ser respetuosos de los que “pensamos diferente” a lo que el Gobierno desearía y entender que del otro lado también había seres humanos que pensaban, sentían y sufrían. Y que esos millones de personas pedían a gritos que vuelva el orden, que termine la violencia y que nos salvaran del comunismo. Si señores, ASI FUE ó al menos ASI LO VIVIMOS MUCHISIMOS ARGENTINOS Y POR ESO NO SE PUEDE DISFRAZAR LA VERDADERA HISTORIA.
Eran los subversivos y rebeldes de entonces a los que hoy se llama “jóvenes idealistas”…posiblemente muchos fueron sólo “Jóvenes idealistas” y murieron víctimas de un sueño que les vendieron ó de una realidad que no pudieron ver jamás. Seguro que han muerto inocentes, que han pagado justos por pecadores y en verdad lo sentimos muchísimo porque es probable que muchos de ellos hayan sido utilizados, engañados, formados para actuar así….pero hubo una guerra y seguramente la mayoría de ellos eligió dar su vida por ése ideal que consideraban era justo y posible.
En el día de la memoria también recuerdo el Operativo Independencia, ordenado por una presidente constitucional y peronista, María Estela Martínez de Perón y como tucumana debo ser honesta y decirles que también nos trajo paz y que quienes lo hemos vivido de cerca sabemos de la entrega y el valor con los que nuestros soldados entraban al monte arriesgando sus vidas, convencidos de que tenían EL DEBER de salvar a SU PATRIA y devolverle LA PAZ.
Y hasta debemos rendir homenaje a quienes fueron a pelear a Malvinas, más allá de si la decisión fue correcta o no, todos ellos cumplieron con su deber y fueron vistiendo sus uniformes con mucho orgullo, algunos no volvieron más y también dejaron familias destruidas. Pero tuvieron grandeza y honor, todos esos oficiales y soldados pelearon con valentía y aún en desventaja por el clima y la tecnología, son merecedores de nuestro reconocimiento y de nuestro homenaje. Ellos servían a la Patria, nada más y nada menos.
Y así cientos de recuerdos van y vienen en estos momentos a mi memoria…y los recuerdos y las vivencias, hacen a la historia nos gusten ó no.
Han pasado 34 años y las heridas no cierran, DE UNO Y OTRO LADO hay familias destruidas y ausencias que jamás podrán reemplazarse ni olvidarse y mucho dolor.
La PresidentA hoy usó una vez más los medios para hablarles a los argentinos y entre otras cosas dijo: “Convoco a la reflexión y a la construcción de un futuro con justicia….el pasado no se juzga, se juzga a personas…..construcción de sociedad democrática donde debatamos, tengamos puntos de vista diferentes, pero a nadie se le ocurra porque alguien piense diferente, ponerlo preso ni hacerlo desaparecer….con amor y construcción siempre…”
Hasta el hartazgo voy a decir que NO AVALAMOS LA VIOLENCIA, NI LAS TORTURAS, NI LAS DESAPARECIONES DE NIÑOS. Somos por naturaleza pacíficos y democráticos. Sabemos que como en toda guerra hubo excesos, DE UNO Y OTRO LADO y muertes injustas ACÁ Y ALLÁ. Lo lamentamos en lo más profundo y acompañamos a todos los familiares.
Pero pedimos JUSTICIA, esa de la que habla la PresidentA no es justicia, porque la justicia debe ser igual para todos y no selectiva y porque el hecho de que se siga juzgando y persiguiendo a personas que ya han pasado los 80 años y que encima tienen cadena perpetua nos parece un atentado a los derechos Humanos de los que tanto alarde hacen.
En la Argentina de hoy hay premios y castigos, y para colmo no se premia el trabajo, ni el esfuerzo ni la honestidad, sino simplemente a los obedientes o a los que ideológicamente piensen como el gobierno de turno. De ésa forma es imposible llamar a la construcción señora PresidentA. No se está siendo justo humillando a todas las personas que integraron las FFAA y a sus familias mientras familiares de subversivos han cobrado jugosos subsidios y son premiados con altos cargos. No es honesto castigar a todos aquellos que cumplieron alguna función durante el proceso tan sólo por hacer un bien a la Patria ni hacer creer a los jóvenes que todos ellos son genocidas ó demonios.
En Tucumán hace unos días murió el Coronel Mario Zimmermann mientras afrontaba un juicio Oral y Público, estaba gravemente enfermo y se lo sometió a un stress que fue demasiado fuerte para él. Llevaba varios años preso sin condena alguna y como si todo fuera poco mientras duró la internación NINGUN FUNCIONARIO DE LA JUSTICIA FEDERAL se acercó a preguntar por él o a dar una mano a la familia. ESO NO ES JUSTICIA, ESO NO CONDICE CON LA DEFENSA DE DERECHOS HUMANOS.
Y podríamos seguir recordando cosas y hechos de aquellas épocas pero preferimos mirar al futuro, perdonar, pedir perdón y darles la mano a todos para caminar en una misma dirección. Eso no significa olvido, pero sí grandeza y reconciliación.
Por todo lo que acá hemos dicho, en forma desordenada porque sale del corazón Y DE ESA MEMORIA de la que tanto hablan, es que nos molesta que el recuerdo sea parcializado, que la historia se disfrace, que se sea tan injusto con quienes salieron a defendernos.
Errar es humano, perdonar es divino. Se han cometido errores y excesos, fue una guerra. Pero miremos al futuro porque es posible que tanto quienes defendieron a la Patria como los “jóvenes idealistas” hayan querido y soñado una Argentina en paz. Que mejor homenaje entonces que empezar a construirla y a recuperarla dejando de lado odios, rencores, resentimientos de una vez y para siempre.
Basta de persecutas, de insultos, de injusticias. LA VIOLENCIA SOLO ENGENDRA VIOLENCIA Y SOLO LA VERDADERA JUSTICIA LLEVA A LA PAZ.
Nosotros, desde “Periodismo de Verdad”, oramos por todas las familias que han sufrido, no importa a quién hayan defendido, porque como nos enseñó la querida Maby Picón de Viola, el dolor no conoce ideologías y sólo debe unirnos a todos.
Acompañamos a todas las víctimas de la violencia y de los excesos. Pero también rendimos un sentido homenaje a las víctimas de la subversión y a quienes desde las FFAA nos defendieron para devolvernos la democracia y la paz que en ése momento necesitábamos.
No nos corresponde juzgar. Sólo pedimos que nos perdonen si nos hemos equivocado y el perdón para aquellos “que no sabían lo que hacían”