A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

lunes, 13 de mayo de 2013

CONTROL DE VEHICULOS OFICIALES EN URUGUAY un ejemplo a seguir

 Gobierno realiza control por GPS del 60% de los autos oficiales
Se realiza además el monitoreo del combustibe a casi todos los vehículos
Presidencia de la República y ANCAP están a punto de completar un proyecto clave en el control de gasto de combustible de los autos oficiales. Además, el gobierno se encuentra a mitad de camino de completar la implementación de un sofisticado software de control satelital sobre el recorrido de los vehículos.
El director general de Presidencia, Diego Pastorín, dijo a El Observador que “casi la totalidad de los vehículos oficiales” son controlados en su gasto de combustible por el Sistema de Control de Despacho de Combustible y Gestión de Flota, que forma parte del Sistema de Control Vehicular (Sisconve).
Desde noviembre de 2011, cuando fue anunciada una importante modernización en el control de los autos oficiales, se comenzó a vigilar el consumo de combustible de forma electrónica en prácticamente todos los aproximadamente 11.500 vehículos que pertenecen a los organismos públicos.
Alrededor de 100 estaciones de todo el país cuentan con la tecnología del Sisconve, que permite abastecer a un auto oficial. Para que la venta se efectúe, el orificio de entrada al tanque de nafta tiene un anillo que al hacer contacto con otro anillo que está en el dispensador de la estación, se habilita la comercialización.
Una vez que se carga el tanque, se imprime una factura en la que se identifica quién es el cliente, de qué dependencia y la identificación del vehículo. Cuando se cierra el mes, el propietario de la estación de servicio, descuenta lo consumido por autos oficiales de su pago a la Distribuidora Uruguaya de Combustibles (Ducsa). Cada carga puede verse online por parte de los jefes de las distintas divisiones de Transporte de las dependencias del Estado.
Anteriormente los autos oficiales cargaban combustible por medio de la entrega de vales en un valor promedio determinado por cada organismo. Esto permitía, por ejemplo, que el vale se vendiera y que la nafta se cargara en otro vehículo.
Seguimiento por GPS
El 60% de los autos ya cuenta con un GPS relacionado a un software que permite localizar el vehículo en el instante y también llevar una memoria de los recorridos realizados.
En declaraciones a El Observador, en la primera semana de abril de 2012, Pastorín había dicho que en un año se completaría la implementación en todos los autos.
El sofisticado software busca controlar que estos no se utilicen con fines personales y que sean eficientes en las elecciones de caminos para minimizar el gasto del vehículo y el combustible. Con esta herramienta, cada jefe de flota puede ingresar por internet con su usuario y contraseña y ver qué está haciendo o qué hizo cada uno de los autos que están a su mando.
Pastorín considera que no fue satisfactoria la implementación. “El objetivo nuestro era el que nos trazamos, llegar en el año al 100% , pero las dificultades fueron varias”, dijo. “Hubo algunos atrasos en el proceso de implantación porque lleva su tiempo, hay que llevar el vehículo y pararlo. Se migró de una tecnología a otra, y también se hicieron ajustes en el software, y adaptaciones para algunas dependencias”, agregó.
Prefirió no estimar una fecha de implementación total, pero dijo que “se está trabajando intensamente para eso”.
Efecto y reglamento
Pastorín dijo que el seguimiento de cada vehículo no causó molestias en los usuarios. Lo ve como algo positivo porque “ayudó a cambiar la actitud de los choferes” y además estableció que los autos son de determinadas instituciones y deben ser usados para las finalidades de cada una de estas. Agregó que no hay un reglamento del auto oficial, porque “el auto está al servicio de la institución y hay instituciones de las más variadas”. Puede haber autos en uso los fines de semana en lugares variados que no necesariamente estén actuando ilegítimamente.
El principio básico es que el vehículo se esté usando para trabajar y en los casos en los que se vea un auto oficial en una situación irregular se debe hacer la denuncia a Presidencia. Allí se realiza una investigación administrativa que de encontrar mérito puede terminar con una amonestación, suspensión o la destitución del responsable. Pastorín aclaró que cuando un auto oficial está siendo conducido para uso familiar, “ahí, sin dudas, hay una sanción para esa persona”.
TOMADO DEL OBSERVADOR DE Uy
Nota: en Corrientes la ley Midon prevé que se ponga el nombre de la repartición oficial en las puertas de los vehículos oficiales , un alto porcentaje de las camionetas de los Municipios no tienen ninguna identificación