A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

sábado, 5 de febrero de 2011

COMBATIENDO INSECTOS

Fumigación aérea en Mocoreta

Por José Luis Siviero.
El día miércoles 15 de Diciembre, una avioneta estuvo haciendo fumigación aérea masiva en la Colonia San Gregorio de Mocoretá, tomando por sorpresa a los lugareños que no estaban informados de quien estaba haciendo eso, por disposición de quien, con autorización de que organismo y con que finalidad lo hacían. Muchos menos sabían con que productos tóxicos estaban fumigando. La avioneta pasaba a muy baja altura, incluso sobre viviendas de familias y haciendo fumigación cruzada de norte a sur, de este a oeste y viceversa.
Por averiguaciones posteriores, pude enterarme que la Dirección de Sanidad Vegetal, dependiente del Ministerio de la Producción de Corrientes, fue el organismo que tuvo a cargo la supervisión del operativo de fumigación.
El martes 21 de Diciembre, estando en Corrientes Capital, me acerqué a dicha Dirección y fui atendido por su Directora Ing. Agr. Mariela Pletsch y por el Ing. Agr. Sebastián Saez. Ellos –muy gentilmente- me informaron que la fumigación se llevó adelante en coordinación con la Asociación de Citricultores de Mocoreta en el marco del Programa de Control y Erradicación de la mosca de los frutos y que el producto utilizado fue el FLIPPER formulado a base de SPINOSAD.
Me brindaron información sobre el producto y la forma en que se procedió a hacer la aplicación sobre unas 700 hectáreas de productores interesados en participar del programa. También me facilitaron la comunicación realizada sobre la realización del operativo al Intendente Municipal de Mocoreta, como así también me comentaron que se dio aviso público a través de la Radio FM local y Radio Chajarí. Hasta aquí lo que me informaron en dicho organismo público.
Ahora bien, de la misma etiqueta del producto –que lo presentan como un “insecticida natural” que incluso está “…autorizado para el uso en cultivos orgánicos en numerosos países” (no aclara que países), surge que es un producto “… ligeramente tóxico para humanos y animales domésticos” y que aplicado a un 0.024% es “virtualmente no toxico para abejas” (No dice no tóxico), “prácticamente no toxico para aves y fauna silvestre ” (No dice no toxico); y “prácticamente no toxico para peces y organismos acuáticos” (Tampoco dice no toxico).
FLIPPER SPINOSAD se trata de un “cebo tóxico especialmente formulado para el control de la mosca de los frutos” dice la etiqueta y aclara que actúa tanto por ingestión como por contacto; lo que nos hace suponer que el producto no sólo mata a las moscas sino también a otros insectos benéficos que son alcanzados por la aplicación. Por otra parte, desde organismos oficiales se impartieron recomendaciones para que los apicultores mantengan cerradas las piqueras de sus colmenares en caso de no poder retirarlas de la zona de fumigación, lo que implícitamente reconocen la peligrosidad del producto en relación a éste insecto.
Más allá de que el laboratorio fabricante (Dow AgroSciences) lo presente como un producto “natural”, está el dicho que el que se quemó con leche ve la vaca y llora. Sabemos de los efectos devastadores que –sobre el medio ambiente y la salud de las personas- están produciendo la enorme cantidad de agrotóxicos que se utilizan en la actividad agropecuaria como parte de un paquete tecnológico destinado principalmente a la producción de monocultivos.
Y los fabricantes de agrotóxicos son conscientes del creciente rechazo que en la sociedad se va generando en relación a la utilización de éstos productos y se esfuerzan en querer presentarlos como “naturales” o “ecológicos” usando incluso el color verde para sus etiquetas. También sabemos de la liviandad de los organismos públicos de control como el SENASA para habilitar el uso de estos productos fabricados por las multinacionales de los agronegocios.
Personalmente me parece una barbaridad que se utilice este reprochable procedimiento de la fumigación aérea, no hay interés económico que justifique este envenenamiento masivo. Ya resultan objetables las fumigaciones terrestres sin controles que se hacen en las plantaciones citrícolas. Ni hablar ahora que empezaron a hacerla en forma aérea.
No soy un experto ni entendido en la materia…. Pero desde el sentido común, el conocimiento empírico y la desconfianza natural de ciudadano comprometido en la defensa del medio ambiente, me permito dejar públicamente planteada una voz de alerta respecto de éste procedimiento muy cuestionable como es la fumigación aérea con agroquímicos que nadie nos garantiza que no sean agrotóxicos que atenten contra la biodiversidad biológica y la salud misa de las personas.
Mocoretá, 27 de Diciembre de 2010.-
José Luis Siviero
D.N.I.Nº 16.351.105
joselosiviero@hotmail.com