A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

viernes, 11 de septiembre de 2009

11 de septiembre


El ex presidente socialista Salvador Allende fue recordado este viernes en Chile al conmemorarse 36 años del golpe militar que lo derrocó en 1973, con una ceremonia oficial en el palacio de La Moneda y homenajes por parte de políticos, antiguos colaboradores y familiares.

La ceremonia en la sede de gobierno fue encabezada por la Presidente Michelle Bachelet, en un acto breve que consistió en una celebración religiosa ecuménica y una visita al llamado Salón Blanco, antiguo despacho de Allende en el palacio presidencial.

"Ese Salón Blanco será por siempre un lugar de encuentro, de reflexión y de aprendizaje para las futuras generaciones. Un lugar que dirá con elocuencia que la libertad y la dignidad del ciudadano nunca más se perderá en Chile", declaró Bachelet, médica socialista tal como Allende.

"Ése es el ejemplo del Presidente Allende y de sus colaboradores", enfatizó la mandataria, que fue torturada por la dictadura que sucedió al gobierno de Allende y partió al exilio junto a su madre.

Familiares de víctimas de la dictadura militar, agrupaciones sindicales y líderes políticos de la izquierda depositaron ofrendas florales ante una estatua del ex presidente marxista y también en la puerta de la calle Morandé 80, en un costado de la sede de gobierno, por donde Allende ingresaba a diario.

Las conmemoraciones se retomarán el domingo cuando se realice la tradicional marcha callejera convocada por la Asamblea de Derechos Humanos, que realiza una romería desde el centro de Santiago hasta la tumba de Allende en el cementerio general de la ciudad.

El golpe militar del 11 de septiembre de 1973 derrocó a Allende, que se suicidó en el interior de su despacho presidencial en medio de la asonada militar, e instaló en el poder al general Augusto Pinochet, que encabezó una dictadura hasta 1990.

El ex dictador murió en diciembre de 2006 sin recibir condena en los procesos judiciales abiertos por las más de 3.000 víctimas que dejó su régimen entre muertos y desaparecidos.

Partidarios y familiares de Pinochet también conmemoraron la fecha con una misa y celebraciones privadas.