A QUIEN VOTARIAS PARA INTENDENTE DE MOCORETA

jueves, 20 de agosto de 2009

CITRUS producción en peligro


EN GUARDIA EL INTA CONTRA LA PEOR ENFERMEDAD DEL CITRUS

El HLB es una enfermedad destructiva, todavía no existe una cura y ataca a todas las variedades de los cítricos. Su propagación alcanzó varias zonas citrícolas del continente. Ya penetró en Brasil y, si bien aún no ingresó a la Argentina, sí está presente el insecto que la transmite. Mientras la amenaza se expande, el INTA trabaja para mantenerle cerradas las puertas del país.

La actividad citrícola argentina podría estar amenazada por un insecto: el psílido asiático Diaphorina citri, transmisor del Huanglongbing (HLB), la peor enfermedad de los cítricos. Ocasiona pérdidas catastróficas, destruye totalmente a la planta infectada y, por el momento, no tiene cura.
Relevamientos realizados por distintas unidades del INTA determinaron la presencia de ese insecto en toda la zona productora de citrus, lo que motivó diversas acciones de la institución para prevenir su propagación.
De hecho, el gobierno jujeño y la Asociación Fitosanitaria del NOA expresaron su preocupación por lo que consideraron “inminentes peligros” y solicitaron que se apresuren las acciones para evitar la entrada de la plaga en los centros productivos, en consonancia con los gobiernos de Salta, Misiones y Entre Ríos. (Corrientes afuera)
Para Mónica Rivadeneira, especialista en fitopatología del INTA Yuto –Jujuy–, si la enfermedad penetrara en el país “se perdería el 100% de la capacidad productiva; habría daños indirectos como la pérdida de mercados, aumentos en los costos de producción; el impacto socioeconómico se vería reflejado en la pérdida de 120 mil puestos de trabajo, 16 industrias, 529 plantas de empaque, etc., y habría un impacto negativo al medio ambiente manifestado en el aumento en las dosis y frecuencias de aplicación de agroquímicos”.
La Argentina está libre de esa enfermedad, pero hospeda al insecto que la transmite en las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa, Salta y Jujuy. A pesar de que ataca a todas las especies de cítricos, las naranjas dulces, mandarinas y tangüelas son las más afectadas, seguidas por limones y pomelos. Sin embargo, el HLB puede desarrollarse en plantas ornamentales como Murraya paniculada, también conocida como mirto, jazmín árabe o jazmín naranja.
Es por esto que, recientemente, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya) prohibió la producción, plantación, comercialización y transporte de mirto en todo el territorio nacional –res. 447/2009–. Tal medida pretende prevenir la propagación de la enfermedad, pues esa planta es preferida por el insecto: allí se producen más generaciones por año, con mayor capacidad de supervivencia.
En Salta, y previo a esta resolución, el INTA trabajó junto con distintos municipios para concretar esta medida en poblaciones cercanas a las quintas cítricas. Esto se desarrolló con éxito en Colonia Santa Rosa, Hipólito Yrigoyen y Orán. Y se continuará en Tartagal, Mosconi, Embarcación –en Salta–, Libertador General San Martín, Fraile Pintado y San Pedro –Jujuy–.
En este sentido, junto con la Sagpya y el Senasa, entre otros organismos públicos y privados, el INTA implementó el Programa Nacional de Prevención de HLB, que además de planificar estrategias preventivas, prevé medidas en caso de que la enfermedad ingrese al país: acciones para detectar anticipadamente los focos iniciales y mitigar la diseminación del HLB.
De esta manera, se espera evitar la propagación de la enfermedad, como ocurrió ya en varios países del continente asiático y, en el americano, en los Estados Unidos, Brasil, Cuba, Puerto Rico y República Dominicana.

Temibles pérdidas

Según la Federación Argentina de Citrus (2007), la Argentina es el séptimo exportador mundial de cítricos, con casi 2.700 toneladas enviadas al exterior, una superficie plantada de 139.516 hectáreas y un promedio anual de consumo de 22,733 kilos por habitante.
Las condiciones son particularmente delicadas para las provincias citrícolas. De presentarse en el país, y en desmedro de las expectativas productivas para 2009 –que prevén rendimientos por encima de 2,5 millones de toneladas en limones, naranjas, mandarinas y pomelos, además de exportaciones por 506 mil toneladas–, la enfermedad traería consecuencias nefastas.
Ante esta situación, distintas unidades del INTA en todo el país iniciaron diversas medidas preventivas, como monitoreos, capacitación, entrega de cítricos sanos certificados por el Inase y sustitución del mirto en poblaciones cercanas a las quintas cítricas de distintas regiones.
“Todos los fitopatólogos con acciones en citrus están en estado de alerta respecto de síntomas que observan en sus actividades de campo y también respecto de las dudas que productores y encargados de quintas pudieran acercarles”, explicó Rivadeneira. Al mismo tiempo, la especialista indicó que en la zona Norte del NOA se llevan a cabo acciones interinstitucionales de información pública y campañas de prensa para alertar sobre la enfermedad.
Además, en la zona urbana de Misiones –donde se detectó el Diaphorina citri Kuwayama en plantas de mirto– “mensualmente se distribuyen 119 trampas amarillas pegajosas, de las cuales 107 están ubicadas en cultivos de citrus y 12 en zona de frontera”, dijo Juan Pedro Agostini del INTA Misiones.
Por otra parte, el Laboratorio de Protección Vegetal y Biotecnología del INTA Concordia –Entre Ríos– se está equipando para ofrecer gratuitamente en dos meses el servicio de diagnóstico de Huanglongbing en el insecto vector, utilizando la técnica de PCR en tiempo real (qPCR), que permite analizar 500 muestras por día.

La enfermedad

También conocida como ex Greening, la enfermedad Huanglongbing se describió por primera vez en China. Es causada por bacterias “fastidiosas” limitadas al floema, y por ello circulan por toda la planta. “Se las llama 'fastidiosas' no por lo que causan, sino porque no han podido aún ser cultivadas en medios artificiales”, explicó Rivadeneira, y añadió que “por esta misma razón, a su nombre propuesto le antecede el término Candidatus”.
Las bacterias que causan esta enfermedad sólo sobreviven en un hospedero. Para el caso de las variantes presentes en América, Candidatus Liberibacter asiaticus y C. L. americanus, sus hospederos son todas las especies de citrus, otras especies de la misma familia botánica relacionadas al género citrus y la especie de insectos mediante los cuales se movilizan. En todos ellos las bacterias se multiplican.
Al ser reemergente, vuelve a expandirse en todo el mundo. Alcanzó el continente americano en 2004, cuando se detectó en San Pablo –Brasil–, aunque algunos testimonios indicarían que ya estaba presente una década antes. Un año más tarde continuó su difusión por los Estados Unidos, luego en Cuba y Puerto Rico. A comienzos de 2009, la República Dominicana declaró la enfermedad y el alerta sanitario.
Según informó la especialista, las pérdidas que ocasiona el HLB son siempre cuantiosas. En Sudáfrica se reportaron daños del 100% en la década del 60; en 1996, 7 millones de árboles fueron destruidos en Filipinas y 3 millones en Indonesia. En los 80, las naranjas dulces desaparecieron de Arabia Saudita.

El Programa

Junto a la Sagpya, el Senasa, el Inase, la Asociación Fitosanitaria del NOA y la Cámara de Exportadores del NEA, el INTA conduce el Programa Nacional de Prevención de HLB. Entre sus objetivos, el programa busca mejorar y adaptar el marco regulatorio y los sistemas de fiscalización vigentes; implementar sistemas de vigilancia para la detección precoz del HLB; establecer la obligatoriedad de control oficial con respecto a HLB para la totalidad de la producción de plantas cítricas; implementar un Plan de Contingencia para el manejo y control del HLB en caso de que se produzca la detección de focos de la enfermedad; generar líneas de investigación específicas para HLB, e implementar programas de capacitación, sensibilización y difusión.
En este marco, el INTA se encarga de habilitar Laboratorios de Diagnósticos de HLB por biología molecular en las estaciones experimentales de Montecarlo –Misiones–, Bella Vista –Corrientes–, Concordia –Entre Ríos– y Yuto –Jujuy–.
Prensa INTA
www.inta.gov.ar